La gamificación y su potencial para la educación

La gamificación y su potencial para la educación

La gamificación es una herramienta increíblemente útil que ha demostrado su eficacia en diversos campos, como el marketing o, como analizaremos en este caso, en la educación. Este término se refiere al uso de las mecánicas de juego en entornos no necesariamente lúdicos, con el objetivo de potenciar ciertas emociones y/o acciones en los individuos. De esta forma, ciertas actividades que, a priori, pueden resultar aburridas, como una clase, cambian su mecánica para ofrecer entretenimiento y diversión, fomentando la concentración, la participación y otros valores igual de positivos. La práctica de introducir el juego en actividades menos entretenidas no es para nada nueva. Al contrario, durante muchos años se ha estado llevando a cabo tanto en términos de empresa como de la educación. Sin embargo, no ha sido hasta estos últimos años cuando se la ha sometido a estudio académico, habiéndose introducido el término anglosajón “gamification” en el año 2008. Además, el importante desarrollo que se ha venido observando en el mundo de los videojuegos, y del ámbito digital en general, ha conseguido despertar el interés de los expertos por utilizar el juego como un método eficaz, por ejemplo, para la enseñanza. Antes de explicar cómo se puede implementar esta práctica en la educación, primero debemos entender los tres principios básicos de la gamificación, que, como los de cualquier otro tipo de juego, son: las mecánicas del juego, las dinámicas y los elementos propios del juego. Estos últimos no son otra cosa que los componentes del juego, como las fichas y tableros, los avatares, las medallas, etc., que variarán en función del tipo de juego (de mesa, videojuego…). Las...